Alergias

Con las vacunas de la alergia reducimos la sintomatología de las enfermedades alérgicas respiratorias y modificamos su evolución natural.
También a través de la inmunoterapia oral que ofrecemos, se pueden superar algunas alergias a alimentos, como a la leche y al huevo.

La alergia es consecuencia de una respuesta anormal del sistema inmunológico de algunas personas frente a unas sustancias llamadas alérgenos. Los alérgenos pueden encontrarse en el aire (inhalantes o aeroalérgenos: ácaros, pólenes, epitelios), alimentos (leche, huevo, frutos secos), fármacos (antibióticos, antiinflamatorios), productos de higiene corporal y cosméticos (níquel, cromo, perfumes), veneno de insectos (abeja, avispas), látex, etc.

Esta respuesta exagerada de nuestro sistema inmunológico va a producir una serie de enfermedades alérgicas como son el asma alérgico, la rinitis alérgica, la conjuntivitis alérgica, la urticaria-angioedema, la anafilaxia, la dermatitis atópica y la dermatitis alérgica de contacto.

Diagnóstico:
Realizamos un estudio diagnóstico completo y preciso a través de una historia clínica detallada y los estudios alérgicos que sean apropiados en cada caso mediante pruebas cutáneas y de laboratorio, incluido diagnóstico molecular. En algunos casos serán necesarias pruebas de exposición a los agentes sospechosos.

Tratamiento y gestión de la enfermedad:
Medidas de evitación, fármacos, inmunoterapia, etc. Se suministrará información detallada y prescripción de tratamiento, haciendo seguimiento y control de la enfermedad.

Alergia a inhalantes o aeroalérgenos

¿Qué es y a qué enfermedades alérgicas puede dar lugar?

La alergia a inhalantes tiene una alta prevalencia en todo el mundo con una tendencia creciente. Su instauración suele ocurrir a partir de los 3 años de edad. El desarrollo de esta alergia va e estar determinada por la exposición a alérgenos que están presentes en nuestro hábitat. En este proceso van a influir factores climáticos, flora y costumbres de la población dando lugar a una clara distribución geográfica. Así, los alérgenos más frecuentes en Asturias son los ácaros del polvo doméstico, en Madrid los pólenes de gramíneas y en Andalucía el polen de olivo.

Los ácaros del polvo doméstico son animales de pequeño tamaño (100-300 micras) que viven en el polvo, especialmente en los colchones, muebles tapizados y alfombras. Para su desarrollo necesitan temperaturas superiores a 20oC y humedad superior al 50%. Las especies relacionadas con la enfermedad alérgica en nuestro medio son principalmente los Dermatophagoides pteronyssinus y farinae.

Los pólenes son la segunda causa de alergia a inhalantes en Asturias. Los pólenes responsables de alergia en nuestro medio son principalmente de gramíneas y, en mucha menor medida, otras hierbas (urticáceas, plantagináceas, compuestas) y algunos árboles de las familias cupresáceas (ciprés), betuláceas (abedul), platanáceas (plátano de sombra) y fagáceas (roble, castaño). Su repercusión clínica depende de varios factores como periodo de polinización, pluviosidad pre-estacional, días de viento y tormenta, etc. Debido a la gran variedad de especies, es posible detectar pólenes de gramíneas en el ambiente a lo largo de 6-10 meses del año, localizándose sus picos más importantes los meses de abril a julio.

Los animales domésticos y, en particular de gatos y perros, pueden ser causa de alergia. Las proteínas responsables se desprenden al ambiente a través de las escamas de la piel, la saliva o la orina de estos animales y quedan retenidas en prendas de vestir, alfombras, cortinas, etc. Esta alergia puede tardar en desarrollarse varios años tras convivencia con el animal  y puede seguir siendo sintomática varios meses después de que el animal haya salido de la casa.

La alergia a inhalantes es el factor de riesgo más importante para el desarrollo de rinitis, rinoconjuntivitis y asma en la edad pediátrica: más del 80% de los niños con rinitis o asma tienen alergia a inhalantes. La rinitis alérgica es la forma clínica más frecuente de presentación de la alergia a inhalantes con prevalencias observadas en nuestro país del 5% al 15%. Además, la asociación con asma en la infancia es muy frecuente, del 20% al 40% de los niños con rinitis alérgica desarrollarán asma y del 80% al 90% de los asmáticos tienen también rinitis.

El diagnóstico se realiza a través de la demostración, generalmente mediante pruebas cutáneas, de sensibilización frente al alérgeno o grupo de alérgenos sospechosos.

El tratamiento se basa en las medidas de evitación del alérgeno, el control de la inflamación y la inmunoterapia. Las medidas de evitación del alérgeno son muy eficaces cuando es posible reducir considerablemente la exposición al alérgeno (Ej. convivencia con mascotas) y en menor medida en el caso de otros alérgenos más difíciles de evitar. El tratamiento de la inflamación se realiza en el caso de la rinoconjuntivitis con corticoides y antihistamínicos y en el asma con corticoides e inhibidores de los receptores de leucotrienos. Estos fármacos no se deben administrar de manera puntual sino aquellos periodos (semanas, meses o años) necesarios para controlar el proceso. La inmunoterapia con alérgenos consiste en la administración vía subcutánea o sublingual de un extracto alergénico durante un periodo de 3 a 5 años con el fin de mejorar o restablecer la tolerancia del sistema inmunológico al alérgeno con lo que posteriormente se podrá reducir o suspender el tratamiento antiinflamatorio.

Rinitis alérgica

La rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la mucosa de las fosas nasales que aparece tras contacto con un alérgeno al que el niño está sensibilizado. Los desencadenantes son habitualmente inhalantes (ácaros del polvopólenes, hongos, animales) pero también pueden ser alimentos, veneno de insectos, etc.

La rinitis a menudo se acompaña de conjuntivitis de modo que frecuentemente se habla de rinoconjuntivitis.

Los síntomas iniciales típicos de rinitis alérgica suelen ser picazón en la nariz, la boca, los ojos o la garganta, aparición de moco nasal transparente, estornudos, nariz tapada, ojos llorosos. Con el tiempo puede aparecer tos, disminución del sentido del olfato, oídos tapados, dolor de garganta, ojeras, dolor de cabeza, etc

El diagnóstico de rinitis alérgica se hace mediante un interrogatorio detallado de la sintomatología presentada, un examen físico y un estudio alérgico con pruebas cutáneas y/o análisis de sangre. La historia de los síntomas es gran importancia para el diagnóstico de la rinitis alérgica (Ej. la aparición de síntomas según el momento del día o la temporada y la exposición a mascotas u otros alergenos).

Pueden consultar más información sobre rinitis alérgica en la web para pacientes de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

¿Qué ofrecemos?

Nuestro objetivo es ofrecer a niños, padres y cuidadores un manejo integral del niño con rinitis alérgica:

  • Realización de un estudio diagnóstico de rinitis alérgica mediante: 1.- Historia clínica detallada de la sintomatología presentada por el niño, los tratamientos recibidos y la respuesta a los mismos; 2.- Exploración de las cavidades nasales mediante rinoscopia anterior; 3.- Estudio de sensibilización a aeroalérgenos habituales en nuestro medio; 4.- Programación de otros estudios (radiografías, análisis moco, etc) en aquellos casos que se estime necesario.
  • Se suministrará información detallada y prescripción de tratamiento.
  • Seguimiento y control de la enfermedad
Conjuntivitis alérgica

¿Qué es?

La conjuntivitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la conjuntiva (mucosa que cubre el ojo y el interior de los párpados) que aparece tras contacto con un alérgeno al que el niño está sensibilizado. Los desencadenantes son habitualmente inhalantes pero también pueden ser alimentos, veneno de insectos, etc.

La conjuntivitis a menudo se acompaña de rinitis de modo que frecuentemente se habla de rinoconjuntivitis.

Los síntomas habituales son el picor y/o escozor, enrojecimiento, secreción lagrimal, sensación de tener arenilla – quemazón, intolerancia a la luz e inflamación periocular.

El diagnóstico de conjuntivitis alérgica se hace mediante un interrogatorio detallado de la sintomatología presentada, un examen ocular y un estudio alérgico con pruebas cutáneas y/o análisis de sangre. La historia de los síntomas es gran importancia para el diagnóstico de la conjuntivitis alérgica (Ej. la aparición de síntomas según el momento del día o la temporada y la exposición a mascotas u otros alergenos)

La conjuntivitis vernal es un cuadro ocular que cursa con picor, secreción lagrimal intensa y fotofobia. Cursa en brotes durante el otoño y primavera en relacionan con factores ambientales inespecíficos como cambios bruscos de luminosidad o de temperatura, viento, polvo, etc. Suele debutar en la preadolescencia, se mantiene activa unos 5-10 años y desaparece posteriormente de manera paulatina. Suele asociarse a enfermedades atópicas y sensibilización a inhalantes. El diagnóstico se realiza por la clínica y examen ocular.

Pueden consultar más información sobre conjuntivitis alérgica en la web para pacientes de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

¿Qué ofrecemos?

Nuestro objetivo es ofrecer a niños, padres y cuidadores un manejo integral del niño con conjuntivitis alérgica:

  • Realización de un estudio diagnóstico de rinitis alérgica mediante: 1.- Historia clínica detallada de la sintomatología presentada por el niño, los tratamientos recibidos y la respuesta a los mismos; 2.- Exploración ocular; 3.- Estudio de sensibilización a aeroalérgenos habituales en nuestro medio; 4.- Programación de otros estudios (radiografías, análisis moco, etc) en aquellos casos que se estime necesario.
  • Se suministrará información detallada y prescripción de tratamiento.
  • Seguimiento y control de la enfermedad
Dermatitis de contacto

¿Qué es?

La dermatitis de contacto es una inflamación de la piel causada por el contacto con agentes externos. El aspecto clínico puede ser bastante variable (enrojecimiento -> inflamación -> pápulas-vesículas -> erosiones -> costras -> descamación -> cambios en la coloración) y el síntoma más importante es el prurito (picor) o sensación de quemazón en la piel.

La dermatitis de contacto puede ser de tipo irritativo o alérgico según sea producida por un mecanismo inmunológico (alérgica) o una acción irritante directa sobre la piel afecta.

Las sustancias que producen con más frecuencia dermatitis de contacto alérgica en la edad pediátrica son algunos metales como el cromo y el níquel; componentes para dar elasticidad a guantes y calzados; productos que integran cremas, detergentes, jabones, champús, cosméticos, perfumes, pomadas, medicamentos, tintes de peluquería o de ropa, tatuajes, pegamentos, pinturas, etc.

Pueden consultar más información sobre dermatitis de contacto en la web para pacientes de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

¿Qué ofrecemos?

Nuestro objetivo es ofrecer a niños, padres y cuidadores un manejo integral del niño con dermatitis de contacto:

  • Realización de un estudio diagnóstico de dermatitis de contacto mediante: 1.- Historia clínica detallada de la sintomatología presentada por el niño, los tratamientos recibidos y la respuesta a los mismos; 2.- Exploración física; 3.- Estudio de sensibilización a los alérgenos de contacto pertinentes mediante pruebas epicutáneas, también llamadas, pruebas de parche.
  • Se suministrará información detallada y prescripción de tratamiento.
  • Seguimiento y control de la enfermedad.
Urticaria y angioedema

¿Qué es?

La urticaria se caracteriza por la presencia en la piel de ronchas o placas eritematosas que se acompañan de picor más o menos intenso.  Generalmente se extiende por toda la superficie corporal, desapareciendo algunas o todas las lesiones en horas, sin dejar lesiones residuales.

El angioedema se produce por edema (hinchazón) de capas más profundas de la piel ((dermis). No es pruriginoso. Se manifiesta sobre todo en partes laxas de la piel como párpados, labios, escroto y puede afectar a mucosas como la faríngea o laríngea.

Los cuadros de urticaria y angioedema son muy frecuentes y se muestran con gran variedad de presentaciones clínicas y causas: Urticaria + angioedema (± 45%), urticaria sin angioedema (± 40%), angioedema sin urticaria (± 15%).

La urticaria se clasifica según el tiempo de evolución en aguda (menos de 6 semanas) o crónica (más de 6 semanas). La urticaria aguda puede deberse a múltiples causas como infecciones virales, alergias (alimentos, medicamentos, etc), agentes físicos (frío, calor, sudoración, etc), componentes de alimentos, realización de ejercicio + ingesta previa de algún alimento, etc. La urticaria crónica suele ser de causa desconocida pero su presencia exige una evaluación más extensa debido a que puede ser una manifestación de enfermedades autoinmunes, tumores, infecciones (virus, bacterias, parásitos y hongos), etc.

El angioedema puede ser debido a fármacos (antiinflamatorios no esteroideos), alteraciones genéticas (angioedema hereditario), adquirido o de causa desconocida (idiopático).

Pueden consultar más información sobre urticaria – angioedema en la web para pacientes de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

¿Qué ofrecemos?

Nuestro objetivo es ofrecer a niños, padres y cuidadores un manejo integral del niño con urticaria-angioedema:

  • Realización de un estudio diagnóstico de urticaria – angioedema mediante: 1.- Historia clínica detallada de la sintomatología presentada por el niño, los tratamientos recibidos y la respuesta a los mismos; 2.- Exploración física; 3.- Estudio de sensibilización a alérgenos y programación de otros estudios en aquellos casos que se estime necesario.
  • Se suministrará información detallada y prescripción de tratamiento.
  • Seguimiento y control de la enfermedad
Alergia a picaduras de artrópodos

¿Qué es?

Algunos niños pueden presentar reacciones locales más o menos intensas tras picaduras – mordeduras de diferentes artrópodos como mosquitos,  pulgas, arañitas, etc. En el caso de los mosquitos se puede comprobar sensibilización a las mismas tras la realización de pruebas cutáneas. La prevención es el pilar fundamental del tratamiento. Pueden ser útiles los repelentes de insectos en loción (Aután, Mosi-Guard, Mosquito Milk, Antimosquitos Isdín, etc), los aparatos de bolsillo para ahuyentar insectos que emiten ultrasonidos y los insecticidas para el hogar.

Las lesiones suelen ser leves y su evolución autolimitada en la inmensa mayoría de los casos y, por tanto, no precisa ningún otro tipo de tratamiento que evitar el rascado y las medidas elementales de higiene (limpieza de la zona con agua y jabón y tener las uñas cortas y limpias). Si hay componente inflamatorio importante puede ser necesario aplicar alguna crema de tipo corticoide, y algún antihistamínico oral para los picores.

El hecho de tener reacciones intensas con picaduras de mosquito no supone ningún riesgo de reacciones a picaduras de abeja o avispa, puesto que el veneno de estos insectos no tiene relación con el de mosquito.

Las picaduras de abejas o avispas producen reacciones inflamatorias en la zona de la picadura con enrojecimiento, hinchazón y dolor que son normales.  Sin embargo, algunas personas, además, presentan reacciones a distancia del punto de picadura, llamadas sistémicas. Estas reacciones pueden ser graves, incluso mortales, manifestándose con alguno o varios de los síntomas siguientes: urticaria – angioedema, síntomas de rinoconjuntivitis, tos, pitos en el pecho, dificultad para respirar, mareos, bajada de la tensión y pérdida de conocimiento. En toda reacción sistémica tras una picadura de abeja o avispa, se debe consultar con un especialista, para determinar mediante el estudio correspondiente si verdaderamente existe alergia.

Pueden consultar más información sobre alergias a picaduras de artrópodo en la web para pacientes de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

¿Qué ofrecemos?

Nuestro objetivo es ofrecer a niños, padres y cuidadores un manejo adecuado del niño con sospecha de alergia a picaduras de artrópodo:

  • Realización de una historia clínica detallada de la sintomatología presentada por el niño.
  • Se suministrará información detallada de la enfermedad y tratamiento.
  • Se derivará a centro que se estime apropiado para completar estudios y tratamiento en aquellos casos con sospecha de alergia a picaduras de himenópteros donde pueda estar indicada inmunoterapia
Alergia a alimentos

¿Qué es?

Las reacciones adversas a alimentos son respuestas clínicas anormales que se atribuyen a la ingestión, contacto o inhalación de un alimento, de sus derivados o de un aditivo contenido en el mismo. Estos cuadros clínicos pueden ser debidos a tóxicos (Ej. Intoxicaciones alimentarias), intolerancias (Ej. Intolerancia a la lactosa) y alergias a alimentos.

La alergia a alimentos es una reacción adversa a un alimento que se produce por un mecanismo inmunológico. Los alimentos que causan alergia con mayor frecuencia en niños menores de 5 años son el huevo, la leche de vaca y el pescado.

Las manifestaciones clínicas de la alergia a alimentos pueden ser muy diferentes. Así, pueden aparecen síntomas de manera rápida y brusca, poco tiempo después de tomar el alimento, como urticaria, inflamación de la piel cavidad oral o vía respiratoria (tos, pitos en el pecho, laringitis), incluso caída de la tensión arterial (shock); otras veces aparecen varias horas después de la toma (Ej. Vómitos y diarrea en la enterocolitis alérgica), y en otros cuadros, la sintomatología se presenta de manera más suave y prolongada varios días después de tomar el alimento, llegando a hacerse crónica (Ej. Enteropatías).

El diagnóstico de alergia a alimentos se hace mediante un interrogatorio detallado de la sintomatología presentada, un estudio alérgico con pruebas cutáneas y/o análisis de sangre y pruebas de exposición. Un diagnóstico correcto y actualizado evita restricciones dietéticas prolongadas e innecesarias que pueden afectar la calidad de vida y la nutrición del niño.

Pueden consultar más información sobre alergias a alimentos en la web para pacientes de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

¿Qué ofrecemos?

Nuestro objetivo es ofrecer a niños, padres y cuidadores un manejo integral del niño con alergia a alimentos:

  • Realización de un estudio diagnóstico de alergia al alimento/s sospechoso/s mediante: 1.- Historia clínica detallada de la sintomatología presentada por el niño; 2.- Estudio de sensibilización a los alimentos sospechosos mediante pruebas cutáneas e IgE específicas; 3.- Pruebas de exposición a los alimentos sospechosos en aquellos casos que se estime oportuno.
  • Se suministrará información detallada.
  • Seguimiento y control de la enfermedad.

La AEPNAA es la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex

Alergia a medicamentos

Es relativamente frecuente en niños que exista sospecha de alergia a algún fármaco. De todos esos casos “sospechosos” se comprueba que únicamente el 8-10% de ellos tienen una verdadera alergia al medicamento. Mediante el estudio apropiado se van a suprimir todas esas falsas alergias y así el niño podrá recibir tratamientos con fármacos de primera línea (ej. amoxicilina) que estaban siendo evitados de manera innecesaria y sustituidos por otros fármacos menos eficaces o con más efectos secundarios.

¿Qué son las reacciones adversas a medicamentos?

Las reacciones adversas a medicamentos (RAM) incluyen todos los efectos no deseados que ocurren tras la toma de un medicamento.

Las reacciones adversas más frecuentes (70%-80%) ocurren por efectos farmacológicos directos o indirectos del medicamento y dependen en parte de la dosis. Algunos ejemplos son el dolor de estómago y gastritis por la toma de AINES, el sueño por algunos antihistamínicos, o los temblores y nerviosismo por broncodilatadores.

El otro grupo de reacciones son mucho más raras y no dependen en general de la dosis. Pueden ser de diferentes tipos: intolerancias, pseudoalérgicas, idiosincrásicas y alérgicas. Este último tipo, las llamadas reacciones alérgicas o de hipersensibilidad, ocurren por mecanismos inmunológicos.

¿Qué es y cómo se estudia la alergia a medicamentos?

Es una respuesta anormal frente a un medicamento que se produce por un mecanismo inmunológico.

Los síntomas que se pueden producir son variados e incluyen: erupciones en la piel de diferentes tipos como urticaria, hinchazón (angioedema) de boca, cara, o cualquier zona del cuerpo; afectación respiratoria con dificultad para respirar por broncoespasmo o por inflamación de la laringe; síntomas de rinitis y de conjuntivitis; clínica digestiva; e incluso bajada de la tensión arterial y shock.

El  estudio será diferente según el fármaco y la clínica referida. Básicamente consiste en la realización de pruebas en la piel, análisis de sangre y pruebas de exposición. Además, en los casos de alergia confirmada, se deberá elegir un medicamento alternativo y confirmar su tolerancia.

En la mayoría de los estudios hay que realizar una prueba de exposición al medicamento para confirmar o descartar la alergia, exceptuando algunos supuestos como son: si la clínica presentada ha sido muy típica; si los síntomas han sido graves; si las pruebas de piel o análisis han sido muy concluyentes; si se trata de un medicamento de uso no estrictamente necesario y se puede prescindir de él.

Pueden consultar más información sobre alergias a medicamentos en la web para pacientes de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

¿Qué ofrecemos?

Nuestro objetivo es ofrecer a niños, padres y cuidadores un manejo adecuado del niño con alergia a medicamentos:

  • Realización de un estudio diagnóstico de alergia al medicamento/s  sospechoso/s mediante: 1.- Historia clínica detallada de la sintomatología presentada por el niño; 2.- Estudio de sensibilización al medicamento sospechosos mediante pruebas cutáneas e IgE específicas en los casos que se estime esté indicado; 3.- Pruebas de exposición a los medicamentos sospechosos en aquellos casos que se estime oportuno.
  • En los casos de alergia confirmada al medicamento se suministrará información detallada de las alternativas más adecuadas.

984 040 035

691 475 932